5 de noviembre de 2012

Reseña # 11: Los príncipes azules también destiñen

¡Holita!
¿Cómo empieza la semana? ¡Espero que esté siendo un lunes lleno de energía!
Tal y como dije ayer, por fin he podido conectarme un ratito así que aprovecho para poner la primera reseña que tenía pendiente. Se trata del último libro que tenía que terminar para cumplir con el reto de lecturas pendientes para Octubre. Justito justito, pero al final he logrado terminarlo dentro del plazo, lo que me hace sentirme muy feliz por ello. El libro elegido ha sido el de "Los príncipes azules también destiñen" de Megan Maxwell, autora también del último libro que reseñé hace unos días ("Las ranas también se enamoran"). 
Así que, sin alargarme más, os dejo con la reseña en cuestión, que espero que os guste mucho ^^





Autor: Megan Maxwell
Título: Los príncipes azules también destiñen
Editorial: Versatil
Páginas: 405

ISBN 9788492929641
Precio: 16.90€







¿Existen las segundas oportunidades en el amor?  Adéntrate en la historia de Sam y Kate, de Michael y Terry, un cuento de hadas que se convierte en una pesadilla, una pesadilla que se convierte en un cuento de hadas, dos amantes destinados a reencontrarse a pesar de las trabas que les impone la vida. Una novela en la que los príncipes azules destiñen, pero las princesas también… ¿Te atreves a descubrirla?




Sam Malcovich es hawaiano, guapo, fuerte, simpático, dulce, encantador y padre de cuatro hijos. Kate Dallet es rubia, triunfadora, elegante, cariñosa, madre de dos hijas y mujer de Sam. Ambos se conocieron de jóvenes y su amor fue la atracción más fuerte que jamás habían sentido por nadie más. Se mudaron a Nueva York, donde se casaron, formaron una familia y crearon un bufete de abogados que en poco tiempo tuvo mucho éxito. Sin embargo, en toda esta historia de cuento de príncipes y princesas perfectos, hay algo que no encaja. No pudiendo ser de otro modo, es a través de un fatídico accidente que acaba con la vida de una mujer y su madre que se descubre que Sam está llevando una doble vida. En este segundo plano es donde aparecen sus otros dos hijos, Sasha y Tommy, de los cuales a partir de ahora, deberá hacerse cargo. 

Como es de esperar, cuando abres las primeras páginas del libro y te encuentras ante la perfecta historia de amor te das cuenta de que algo tendrá que fallar, que no todo puede ser tan bonito y especial. Sam se nos presenta como el padre (y marido) perfecto, sin embargo, cometió un error en su vida que ahora deberá arrastrar para siempre. No obstante, sin pensárselo dos veces, decide asumir la situación actual y hacerse cargo de ella, y es por ese motivo que coge a sus dos hijos y a su hermano Michael y se vuelve a su tierra natal, Hawai, paisaje que a partir de ese momento, será el escenario donde transcurrirá el resto de la obra. Por su parte Kate se queda destrozada puesto que en un momento ha perdido su marido y el padre de sus hijas. No obstante, no es capaz de reprocharle nada a Sam, lo que desde el principio nos lleva a pensar que quizá no es aquella mujer perfecta que hasta ahora nos habían hecho creer que era. 

Como no quiero seguir dando más detalles del contenido puesto que eso supondría realizar un gran Spoiler, me gustaría comentar que el tema tratado, la infidelidad principalmente y sus consecuencias, a pesar de ser un argumento recurrente tanto en novelas como en el cine, me gusta la forma en que ha sido planteado por la autora, es decir, tratarlo desde los diferentes puntos de vista que convergen en la obra en todos y cada uno de los personajes. De este modo vemos como, habiendo cuatro hijos de por medio, de los cuales hay que descartar dos por la falta de capacidad de razonar aún (dada su corta edad), vemos que las dos hijas mayores actúan ante tales hechos de forma muy diferente. Ollie asume la situación, sin realizar comentario alguno, pareciendo la mayor de las dos y admitiendo incluso que quiere conocer a los que a partir de ahora, serán sus hermanos. Sin embargo, Cat (la mayor) da claras muestras de rabia hacia su padre lo que le conduce a perder el contacto con él durante cierto tiempo. 
También están el hermano de Sam, que pudiendo pensar en si éste último ha hecho bien o mal, decide seguir a su hermano hasta el fin del mundo y ayudarle con los pequeños. Y finalmente encontramos la perspectiva de Kate, Terry y la madre de ambas (que a pesar de ser éstas sus hijas, defenderá a Sam y Michael a capa y espada). 

En la obra se entremezclan más tramas paralelas que hacen que el argumento se haga más ameno, así como la aparición de otros personajes le da un toque especial al libro. Hay un hecho además, que me gustaría remarcar y es que la autora me ha sorprendido en cuanto a la gran carga cultural del libro puesto que explica el origen del surf y su evolución con los años así como también da pequeñas pinceladas de la historia y geografía de Hawai. 

Sin embargo, antes de terminar con esta reseña quiero añadir un pequeño comentario respecto de la obra en general y es que, a pesar de que me encanta el estilo de Megan Maxwell y que, evidentemente seguiré leyendo sus obras sin duda alguna, hay un aspecto que no me ha acabado de gustar de ésta y es la gran carga de perfección que envuelve a todos los personajes. De acuerdo que hay que dar la sensación de que son buenos y se quieren muchísimo todos, pero hay en algún momento en que me ha resultado un poco pesado esa imagen de padre/madre/tía/tío/hija/abuela perfectos y sin fallos. 


Así pues, mi puntuación para esta novela es de....:




Y vosotros, ¿lo habéis leído?
¿os ha gustado? 

Hasta pronto ^^




11 comentarios:

Espe dijo...

Lo tengo que leer, y más sabiendo que es un libro de Megan Maxwell jejeje
Un beso

Estefania dijo...

te lo recomiendo pues!
Besitos^^

Freyja Valkyria dijo...

Hola!!!!

Megan nunca defrauda, ¿verdad? ^^ es cierto que todos los libros no gustan por igual, aunque sean del mismo autor. Pero ella siempre engancha y hace que te enamores de sus personajes.

Me gustó mucho este libro, y mira que cuando lo empecé no sabía como iba a reaccionar ante el tema que trataba! Pero sí, me convenció :D

Aunque debo darte la razón con lo de que a veces todo era demasiado perfecto. A mi me faltó alguna bronca monumental, que habría sido más realista :)

Un besazo!!!

Mar Tonks dijo...

Ya he leido varios comenatrios sobre este libro donde se dice que no es tan bueno como otros de Megan Maxwell, yo por mi parte es lo primero que leo de ella y me ha encantado. tal vez cuando lea algo más puedo matizar mi opinión.
Besitos ^^

Caami *,* dijo...

Siii, lo anotaré :). Buena reseña, ya quiero leerlo *-*.
Un abrazo, excelente reseña, de verdad ;D

PD. Disculpa, no comento más por mi dolor de manos>.<

Estefania dijo...

La verdad es que no me ha desfraudado tampoco! pero te doy toda la razón... falta una gran bronca de esas típicas de padres! jejeje
Besitos!

Estefania dijo...

La verdad es que a mi me gustó muchísimo más el de las ranas... Me reí mucho con él y me enganchó desde la primera hasta la última página..Así que sin duda, te lo recomiendo!!!

Besitos!!

Estefania dijo...

Muchísimas gracias guapa!! Me vas a sacar los colores ^^ jiji

Besitos!

••I♥[Dolo]♥I•• dijo...

Este libro me encantó! Muchas gracias x la reseña!
Besis.

nikky dijo...

no es un genero que suela leer, pero he de reconocer que en cuanto salio me llamó mucho tanto la portada como el titulo, no se si finalmente me haré con él^, pero nunca se sabe...^^

Gracias por la reseña.

Besazos!!!

Lydia f-sueños dijo...

¡Qué envidiaaa! Estoy deseando leerlo, a ver cuando ahorro y me lo compro ^^

Un besazo de madrina y gracias por la reseña!