3 de agosto de 2016

Detalles sobre "Un Mundo para Héctor".



A estas alturas, muchos ya sabéis que esta es la portada de mi última novela, publicada este mismo verano en Amazon (edición digital y física).

Al igual que lo hice con mi primera publicación, en esta ocasión vuelvo a inmiscuirme en una trama familiar que, siendo sinceros, lleva robándome suspiros desde hace dos años. Como lo oís. Héctor comenzó a tener vida hace dos años en mi cabeza. Sin embargo, es una historia dura, emocional, de las que desgarran el corazón. Es por ello que me ha llevado tanto tiempo, pues quería plasmar en ella todas las emociones como era debido y sin embargo, había momentos en los que me sentía demasiado feliz como para ponerme en la piel de Jana y poder continuar con su vida... 

Porque este es el principal ingrediente de esta historia: su parte más emotiva. La vida de los protagonistas no es fácil, pero son fuertes y deciden seguir adelante de la única forma que saben. Con esto no quiero asustaros, pues para nada es una historia con la que desear cortarse las venas (¡ni mucho menos!). Pero sí que es cierto que tampoco se trata de una comedia, a pesar de que en algunos momentos, los personajes se comporten de una forma totalmente acorde a su edad y con ello, puedan despertar alguna que otra sonrisa. 

He intentado plasmar aquí una situación por la que cualquiera de nosotros podríamos pasar. Seguramente alguien, de hecho, pueda llegar incluso a sentirse identificado con alguno de sus protagonistas, pues la cotidianidad de sus vidas invita perfectamente a ello. Pero lo que sí que he tratado, de una forma sencilla y espero, elegante, es que problemas que forman parte de nuestro día a día, se vean reflejados en una historia en la que confluyen muchos ingredientes. Pasión, amor, ira, soledad, superación, miedos, vida, muerte... todos ellos son los elementos que configuran el pequeño mundo de Héctor, un niño que, a sus tres cortitos años, ha vivido demasiado. 

A veces, la vida puede ponernos ciertos impedimentos en el camino, trabas, problemas con los que debemos aprender a convivir y obstáculos que necesitamos superar para avanzar. Jana y Héctor, como el resto de seres humanos, son dos personas que buscan su lugar en el mundo para poder comprender por qué motivo, la vida, les ha colocado en esa posición, haciéndoles pasar por momentos que jamás hubieran deseado tener que vivir. 
Pero de eso se trata la vida, al fin y al cabo, pues no siempre será un camino de rosas y aprender a sortear las espinas puede resultar a veces, nuestra única salvación. 


Sin embargo, la figura de Martín Saavedra, un reputado psicólogo infantil, especialista en su campo y de notorio reconocimiento, descubre que tras el silencio del niño, se esconde algo que no responde a una de las patologías más habituales a las que está acostumbrado. Tal vez sea su forma de mirarle, su manera de jugar con los muñecos o el modo que tiene de entender todo cuanto le rodea, pero lo cierto es que entre Martín y Héctor, se establecerá una conexión desde el principio que será la clave para poder llevar a cabo la terapia más eficiente para el pequeño. 


Espero que con este breve inciso os hayan entrado más ganas de conocer a estos protagonistas y descubrir así la primera parte de su historia. 

Cualquier cosa, duda o pregunta que queráis realizar, podéis escribirme por aquí o a través de cualquiera de mis redes sociales.

¡Nos leemos! 










2 comentarios:

Arual Gallardo dijo...

¡Hola!
Pues me ha llamado bastante la atención, creo que podría gustarme... Así que me lo apunto para darle una oportunidad pronto.
Por cierto, no conocía tu blog así que me quedo para seguirlo, ¿Seguirías el mío devuelta?.
Un abrazo

Stefana Bura dijo...

Hola Estefanía,

Acabo de terminar de leer "Un mundo para Héctor". ¡Me ha encantado! Mi parte favorita es el momento en el que Martín le explica a Jana que no todos los niños son iguales y, por lo tanto, deje de insistir en educar a Héctor según lo que se espera de cualquier niño, en general, y lo trate como su hijo Héctor, en particular. Me he quedado con muchas ganas de leer la segunda parte.

!Muchas gracias por hacer que desconecte de todo por una tarde y darme la oportunidad de
disfrutar de una historia tan entrañable!