26 de octubre de 2016

Reseña Nerve. Un juego sin reglas.


Nerve. Un juego sin reglas.
Jeanne Ryan. 
Narrativa juvenil. 
512 páginas.
Editorial: Alfaguara (2016).
P.V.P: 16,95€



Cuando lo que más deseas está a tu alcance, ¿qué serías capaz de hacer para conseguirlo?
Vee es una chica que no destaca demasiado, así que cuando es elegida para concursar en NERVE, un juego anónimo de retos que se retransmite online, decide probar suerte. Pronto descubre que el juego sabe cosas de ella: la tienta con los premios que más desea y la empareja con Ian, su chico ideal.
Al principio todo es genial: los fans de Vee y de Ian los animan mientras ellos superan retos cada vez más arriesgados. Pero el juego da un giro inesperado cuando los mandan a una localización secreta con cinco jugadores más. De repente descubren que están jugando a todo o nada y apostando sus propias vidas a cada momento.
¿Hasta dónde será Vee capaz de llegar?






Tenía muchísimas ganas de adentrarme en esta novela nada más descubrir la existencia de la película. Me encantan las historias juveniles y ya si tienen algo que ver con juegos, realidad y ficción, ni os cuento. Nerve poseía desde el principio todos aquellos elementos o ingredientes que la hacían destacar como una de aquellas novelas que sí o sí, acabarían cayendo en mis manos. ¿Acaso un juego sin límites puede ser más tentador?

Todo empieza con Vee, una chica que pasa su vida "tras el telón". Vemos desde el principio que ella siempre se siente a la sombra de los demás, sobre todo de su amiga. Un buen día, sin esperarlo, recibe la tentación por parte de Nerve, un juego en el que supuestamente, todo el mundo puede participar y donde lo único que no existen son reglas. Los jugadores se someten a diferentes tipos de pruebas, a las que acceden tras recibir la propuesta de suculentos premios, que irán incrementando de valor conforme ellos vayan ganándolas. Aunque si pierden, lo pierden todo.

Vee se inscribe sola y al cabo de nada, el mismo juego la emparejará con Ian, con el que deberá llevar a cabo diferentes retos. Ambos de algún modo se complementan y se entienden desde el primer momento, a pesar de que no conocen nada de la vida del otro.

La novela transcurre en un límite temporal de entre veinticuatro y cuarenta y ocho horas. El ritmo sin embargo, es trepidante y te absorbe casi desde el principio, momento en el que ya quieres saber cuál será el próximo reto de Nerve.

Una de las cosas que me ha gustado de esta novela es la forma de tratar algo tan extendido hoy en día como lo son las redes sociales y su incidencia sobre los jóvenes. Nerve actúa como imán para ellos, ofreciéndoles aquello que más desean y los demás, se convierten en seguidores, observadores que siguen de muy cerca todo lo que les sucede a los jugadores principales, que van ganando popularidad conforme el juego avanza.

Creo que no es una idea descabellada la que se muestra en esta historia y que se desarrolla de forma fácil y fluida. El lector permanecerá enganchado a sus páginas, a pesar de que no tendrá apenas tiempo de conocer a los personajes que, para mi gusto, quedan un poco en el aire.

Como aspecto más flojo, por lo tanto, decir en este caso que a pesar de que una novela transcurra en un corto plano temporal, no por ello debe carecer de las explicaciones necesarias para entender algunas conductas o situaciones, o tal vez incluso para poder comprender las acciones de los protagonistas. Sin embargo, si atendemos a la temporalidad de la novela, resultaría perfectamente comprensible que este hubiera sido un recurso utilizado por la propia autora para convertir al lector en un observador más del juego. Ninguno de los participantes de Nerve conoce el pasado de los jugadores, ¿por qué debería de hacerlo el lector? Supongo que este es uno de aquellos aspectos que pueden poseer una doble lectura.


En definitiva, recomiendo plenamente su lectura para todos aquellos que deseen perderse por completo entre las páginas de una aventura trepidante, pues se lee en apenas un suspiro, siendo capaz de mantenerte en tensión y con gran incertidumbre de principio a fin.

Y tú, ¿te atreverías a jugar a Nerve? 




No hay comentarios: