30 de enero de 2017

[Reseña] Cartas a una extraña, Mercedes Pinto Maldonado

Cartas a una extraña.
Mercedes Pinto Maldonado. 
336 páginas.
Editorial: Autopublicado / Amazon
Ebook: 3.99€    Papel: 9.49€


A la muerte de su madre, Berta regresa a la casa familiar de la que se marchó huyendo de esa mujer oscura y controladora que convirtió su infancia en un infierno. Convencida de que su actual vida de éxito en Londres será escudo suficiente contra las trampas del pasado, decide explorar lo que alberga la vieja mansión y los restos de la vida de su madre, hasta que oculto en el desván encontrará un puñado de cartas que no solo pondrá al descubierto el último engaño familiar, sino que también le abrirá las puertas del amor y la sumergirá en una peligrosa trama que acabará por poner en riesgo su propia vida.






Hoy me hallo frente a una de aquellas reseñas que me resultan un poco más complicadas de la cuenta. 
Hacía muchísimo tiempo que quería leer a Mercedes Pinto, pues no dejaba de escuchar más que buenas opiniones sobre sus obras. No sé qué esperaba de esta historia pero todavía tengo una sensación agridulce en el estómago que no termina de convencerme. 
Ojo, con esto no digo que no valga la pena, en absoluto. Simplemente, quizá no era mi momento, o el estilo que a mí me gusta. 

Empezaré primero enumerando todos los puntos positivos que creo que deben ser destacados en esta historia pues, si de algo goza Mercedes, es de una gran y depurada técnica narrativa. Escribe limpio, bonito, ordenado y agradable, de manera que los hechos se presentan ante el lector de forma harmoniosa. Es por ese mismo motivo por el que creo que tenía un merecido puesto como finalista en el concurso indie de Amazon de 2015 y sus obras, ocupan primeros puestos de ventas durante meses y meses.

La historia de Berta transcurre en apenas unos días. Berta es una chica de unos 35 años que, harta de soportar los desplantes y el agrio y mal carácter de su madre, se marcha a Londres, donde ha vivido de forma ininterrumpida durante los últimos quince años. Es como si ahí hubiera vuelto a nacer, como si se hubiera liberado de los grilletes del pasado, aquellos que no le dejaban explorar y crecer como mujer. En España, vivía constantemente bajo la sombra de su madre, la señora Alberta, una mujer con aparentes  y muy manifiestas dificultades para mostrar un poco de amor por sus hijas, criadas casi en su integridad por la señora Teresa, la tata. 

En Londres, Berta se convierte en una mujer de éxito, propietaria de un buen restaurante. Sin embargo, la repentina muerte de su madre, la hace regresar a su ciudad natal, en la que tendrá que arreglar todos los papeles antes de poder marcharse de nuevo. La suerte estará de su parte pues Yolanda, su hermana mayor, no se dignará a aparecer, lo cual, supone un gran alivio para la protagonista, que no puede ni soportar la presencia de la otra. 
De este modo, se reencontrará con Teresa en el que siempre fue su hogar, tan dulce como siempre aunque repentinamente misteriosa. 

El misterio propiamente empieza justo en ese punto cuando Berta, revisando todas las posesiones de su madre para poder diferenciar lo que se queda de lo que echará a la basura, descubre unas cartas escondidas bajo llave. Así pues, toda la trama girará a partir de este momento alrededor del emisor de las mismas, así como en lo que concierne a unas desapariciones cuya explicación hasta el momento, no convence a Berta en lo más mínimo. 

Como veis, el planteamiento de la novela es muy bueno y marca un punto de partida que aparentemente, dispone de todos los ingredientes para sumergirte en una trama de misterio de principio a fin. Sin embargo, es aquí donde empieza mi leve "pero" pues, en este caso, creo que no he logrado empatizar con los personajes y con la historia. Y repito, esto es una mera opinión personal mía, con la que no desmerezco en absoluto la novela. Suelo ser una lectora ávida en todo lo que a lecturas de misterio se refiere. Sin embargo, cuando llegué al 50% de esta, me encontré con que estaba exactamente igual que al principio. Sentí que la trama se hacía lenta y que no avanzaba, lo que hizo que mermaran un poco mis ganas de continuar con ella. No conseguí meterme en la piel de Berta ni tampoco sentir todas las emociones contenidas en aquellas cartas que encuentra. Quizá porque no era mi momento, tal y como he dicho al principio. O bien, porque quizá esperaba encontrarme con un thriller y esta más bien es una novela romántica con un misterio pendiente de ser resuelto. Tal vez fue mi culpa hacerme una idea equivocada desde el principio lo que pudo acabar condicionándome la lectura.

Una cosa que me ha gustado mucho de esta historia y más bien, de su narración, es la gran cantidad de reflexiones sobre el amor que incluye la autora y que invitan a pensar más allá de lo que en realidad está sucediendo. Eran reales, tanto como la vida misma, y leerlas logró dejarme reflexionando durante un buen rato.

Por último, a pesar de que toda la historia transcurre con una narración pausada y continua, cabe resaltar que el final sucede apenas en las últimas páginas de forma rápida y vertiginosa, dejando quizá algunos cabos sueltos que tal vez queden resueltos en la segunda parte.

Así pues, a pesar de que esta no haya sido una de mis mejores lecturas, os invito a todos los amantes del género a descubrirla y conocer el secreto de la vida de Doña Alberta y ahora también de Berta, pues por algo es que goza de tan buenas opiniones y como sigo diciendo, Mercedes escribe con una pulcritud maravillosa. 






Adquirir la novela aquí

1 comentario:

Paola C. Álvarez dijo...

Hola, Estefanía. Me pasó algo parecido. Tenía muchas ganas de leer a Mercedes, la sigo desde hace tiempo y su blog es una fuente de inspiración, no sé si fue por mis altas expectativas pero la novela no me llegó. A mi también me costó mucho terminarla, a pesar de que está muy bien escrita, eso es indudable, la trama no avanzaba y las cartas se me hicieron muy pesadas. No me creí el amor de Berta pero esto no quiere decir que no vuelva a leer algo de ella.