27 de febrero de 2017

[Reseña] Palabras que nunca te dije, María Martínez.


Palabras que nunca te dije.
María Martínez. 
448 páginas.
Editorial: Titania (Urano).
Ebook: 5.69€    Papel: 18.95€
Agradecimientos a Titania por el envío del ejemplar. 




 «Existe un amor por el que merece la pena esperar y luchar». 
Sara está a punto de cumplir los treinta y ya ha perdido la esperanza y la ilusión en un matrimonio que va a la deriva. Ha pasado demasiado tiempo ignorando su vida y sabe que no es feliz. Ya no existe la chica que perseguía sus sueños y en su lugar hay una mujer a la que apenas logra comprender. Lo que Sara no sabe es que un suceso inesperado sacudirá su pequeño mundo por completo. Cuando Christina, su mejor amiga, le pida que viaje hasta un tranquilo pueblo de La Provenza para hacerse cargo de las reformas de un bonito Château que pretende convertir en un hotel. Han pasado siete meses desde que los demonios de Jayden lo llevaron hasta Tullia y aún no ha conseguido enfrentarse a ellos. Mientras trata de recomponer su presente y asumir un doloroso pasado, se gana la vida haciendo chapuzas para los vecinos del pueblo. Amable, divertido, y con una personalidad encantadora, se ha convertido en ese amigo al que todos recurren para solucionar sus problemas. Una casualidad, o puede que el destino, une las vidas de Sara y Jayden. Dos almas rotas que, sin darse cuenta, empiezan a necesitarse para sobrevivir. Comienza el verano y, entre campos de lavanda, estrellas fugaces y luciérnagas, ambos descubrirán que, quizá, merezcan una segunda oportunidad.




Leer esta novela ha sido como cuando regresas a casa después de unos días de trabajo intenso y horarios locos. Te recibe desde la primera página con un cálido abrazo, devolviendo a tu cuerpo la calma y serenidad que solo tienen la capacidad de transmitir aquellas cosas tan tuyas, las que sientes muy adentro. Había leído a María en su faceta New Adult pero como bien sabéis, siento debilidad extrema hacia el género romántico contemporáneo adulto. Es mi predilecto y mis estanterías lo demuestran. Por eso, cuando me enteré de esta publicación, no pude resistir la tentación de hacerme con ella como fuera. 

María Martínez es una de aquellas personas que escribe con el alma; con la única pulcritud de los sentimientos. Adentrarse en la vida de Sara ha sido fácil, tanto que, de repente, sin ser consciente de ello, te ves inmersa en su situación, en toda la vorágine de emociones que comienza a experimentar de la noche a la mañana y que cambiarán por completo su vida, mientras un dulce aroma a lavanda te abraza, con la única y firme intención de atenuar los pellizcos que sufrirá tu corazón. 

Sara es una joven de apenas treinta años que desde muy jovencita, se ha visto obligada a vivir una vida que no era la que quizá hubiera soñado para ella. Se casó por amor, convencida de que era eso lo que realmente sentía por Colin. Sin embargo, con el paso de los años, se da cuenta de que su existencia pasa únicamente por centrarse en la vida de su hijo, en el que ha depositado todos los sentimientos y carencias que su vida como mujer no le proporciona. Su existencia pasa por haberse convertido en la sombra de Colin, un hombre cuyos constantes desplantes no dejan de hacer mella en su ya de por sí magullado corazón. Sin embargo, con el paso de los días, nos damos cuenta de que en realidad, nos hallamos frente a una protagonista de fuertes convicciones y valores, con unos principios muy arraigados a los que no quiere fallar. Hasta que de pronto, la vida, gracias a una propuesta de su amiga Christina, la sacude, brindándole la oportunidad de darse cuenta de que no todo pasa por confinar los sentimientos y las emociones sino que la esta está para vivirla con total plenitud.

Jayden, por su parte, es el encargado en este caso de hacerle ver que ella también merece atención. Es un soldado americano que, por ciertas circunstancias, se encuentra en Tullia cuando Sara llega, dispuesta a hacerse cargo del deseo de Christina. La química entre ellos es instantánea, solo es necesario que sus miradas se crucen para saber que de ahí nacerá una historia de las que pellizcan y abrasan a partes iguales. Jayden es simplemente el hombre que toda mujer desearía tener a su lado.

Sin embargo, existe algo en cada uno de ellos que hace que esta no se convierta en una historia más con la que matar una tarde. Jayden y Sara son dos personas con un pasado que quieran o no, afectará a su presente. De este modo, veremos cómo sus propias barreras irán cayendo con lentitud, pudiendo entender a la perfección cada paso que den, cada palabra que se dediquen o cada mirada cargada de promesas. Es así como, sin darnos cuenta, nos adentramos en sus propios sentimientos, que pasarán a ser los tuyos, deseando a este hombre con todas tus fuerzas mientras intentas que Sara avanza y se redime de todos sus pensamientos. 

Si hay algo que me ha gustado de esta novela es que a lo largo de todas sus páginas, te das cuenta de que no te encuentras frente a una de aquellas historias en las que las escenas de amor se suceden entre ellas de forma superpuesta, formando un sinsentido de emociones que no eres capaz de experimentar en tu propia piel. Aquí no. En "Palabras que nunca te dije" sientes la necesidad de avanzar junto a Jayden y Sara, darles la mano, ayudarles a dar el paso. Te estremeces cuando ellos lo hacen y lloras cuando ellos sufren. Todo avanza a fuego lento, del mismo modo que la vida real. 



El emplazamiento escogido resulta simplemente maravilloso, descrito con tal perfección que puedes ver con tus propios ojos cada uno de los lugares que aparecen en la novela. De hecho, me he paseado por el tablero de pinterest de la autora dedicado a la novela y me he dado cuenta de que los lugares no me resultaban extraños, al contrario. María escribe con detalles, con una perfección que consigue transportarte en cada palabra, en cada párrafo.
Del mismo modo, el lenguaje utilizado es sencillo, directo, evocador y emotivo, dando fe de que todos sus detalles están cuidados e introducidos en el momento adecuado. 

En definitiva, "Palabras que nunca te dije" es una novela con un mensaje muy claro, envuelta con el papel más precioso y delicado que puedas soñar y con un lazo que desearás guardar para siempre en tu corazón. Es como aquellos dulces que ansías tomar una y otra vez,capaces de provocarte un quejido de placer, de cerrarte los ojos y de robarte unas lágrimas. 


Desde aquí, quiero aprovechar para felicitar a María por haberse adentrado de un modo magistral en la romántica adulta. Por favor, no permitas que esta sea la única. Hace tiempo que no experimentaba tantas emociones con una lectura. 
Gracias. 




 


1 comentario:

La gata en el desván dijo...

Es una novela taaaaaan bonita verdad??? Yo también tuve esa sensación de volver a casa! María es una genia!! Me alegro que lo hayas disfrutado!
Besotes