19 de marzo de 2017

[Reseña] Los chicos del Calendario 3, Candela Ríos

Los chicos del calendario, 3.
Candela Ríos. 
347 páginas.
Editorial: Titania (Ed. Urano).
Papel: 14.50€
Agradecimientos a la editorial por el envío del ejemplar.

Candela ha aprendido muchas cosas de los chicos de febrero, marzo y abril y empieza a sentirse más segura de sí misma, pero ¿qué le deparará el trimestre siguiente? En mayo, conocerá a Javier de Madrid. Un veterinario que se ha presentado él mismo como candidato a chico del calendario. Su objetivo: recaudar dinero y conseguir publicidad para un centro de animales maltratados. Pero, ¿realmente estará a la altura del título de “hombre que vale la pena”? Candela descubrirá con él que, aunque te hayan hecho daño una vez, no hay que cerrar nunca el corazón al amor. En junio Candela visitará Segovia y conocerá a Alberto, un obrero de la construcción que está reformando un geriátrico y a quien los abuelos presentan como candidato perfecto. Su ex, sin embargo, no piensa lo mismo… pero, ¿y Candela? ¿Logrará ella empatizar con temas como la infidelidad y la culpa? Julio es mes de sol y playa, del calor de una isla como Palma de Mallorca. Este mes Candela conocerá a John, un español de madre inglesa, contable y loco por el surf. John quiere demostrarle a Candela que vivir “de las apariencias” es suficiente y que si ella sabe aprovechar el momento también podrá hacerlo. Mientras tanto, Candela se debatirá entre el amor de Víctor y lo que siente por Salvador. ¿Logrará poner en orden sus sentimientos?



Acabo de cerrar el libro y no he podido esperar ni un solo minuto para conectarme y ponerme a escribir esta reseña. Y ahora que lo estoy haciendo, no sé ni por dónde empezar. 
Podría limitarme a hacer un breve resumen de lo que encontraréis en ella, (que lo haré, solo que primero necesito asimilar todo lo que pasa por mi mente ahora mismo) pero antes de eso, quiero hablaros de la intensidad de su lectura. 

A pesar de que la segunda parte me pareció un poco más floja, con esta tercera entrega me ha sucedido exactamente lo mismo que en la primera. Ha resultado ser una lectura vertiginosa, de principio a fin. Apenas me ha durado una sentada y a lo largo de sus páginas he pasado por muchos estadios emocionales distintos, aunque en todos ellos había un elemento común: Salvador. Sí, me ha irritado, me ha hecho tambalearme y me han entrado ganas de abofetearle y de abrazarle a la vez, igual que a Candela. Y a pesar de que llevaba intuyendo desde hace tiempo lo que acabo de descubrir, esta tercera parte ha supuesto un antes y un después. Le odio tanto como Candela por ser capaz de enamorar de un modo tan puro y visceral y, al mismo tiempo, provocar que le odies con todas tus fuerzas por su comportamiento. Y lo que más me duele es que a pesar de que no lo comparto, lo entiendo. Y ya le echo de menos, y no quiero continuar leyendo (bueno, sí quiero, me muero por hacerlo... A pesar de que sé que no estoy preparada para lo que viene en las últimas dos publicaciones). 

Dicho esto, y antes de que mi corazón siga supurando, os explico un poquito de qué va esta tercera parte (que os recomiendo encarecidamente). 

Pasado el mes de abril, Candela debe viajar de nuevo a principios del siguiente. Mayo le pertenece a Javier, un veterinario al que adoras a primera vista y cuya aparición me ha resultado muy dulce. A continuación entrará en escena Alberto, un chico con grandes cosas que enseñarnos. Alberto trabaja en un geriátrico de Segovia y ha sido presentado al concurso por uno de los ancianos del mismo, muy especial. Por último, Candela viajará a Mallorca para conocer a John... del que mejor no os daré pistas. No quiero ahondar más en detalles sobre lo que le espera a Candela en cada uno de estos tres meses porque prefiero que lo descubráis por vosotros mismos y lo viváis con la misma intensidad que lo he hecho yo.

Como podéis ver, la estructura sigue siendo exactamente la misma que en las anteriores entregas, quedando la historia dividida en tres partes. En todas ellas, sin embargo, aparecerán de forma constante dos personajes de los anteriores meses, provocando que el mundo de Candela se balancee de forma constante, tornándose una especie de espiral de la que jamás ve una salida clara. 

Creo que en esta tercera parte el componente emotivo y sensual está mucho más presente que en la anterior y que ello influye en gran medida en el ritmo de la lectura. El lenguaje utilizado continúa resultando fácil y accesible para el lector, muy fresco y a la orden del día, lo que supongo que todavía agiliza mucho más las cosas. 

No puedo terminar esta reseña sin hacer mención al final. Esas últimas diez páginas capaces de estrellarte contra un muro, en todos los sentidos posibles. A pesar de que quizá pudiera resultar repetitivo para un lector el hecho de que cada mes sea un "más de lo mismo", en esta tercera entrega creo que han sabido darle una vuelta de tuerca y sorprendernos de un modo distinto, por lo que cuando cierras la última página el único pensamiento que te viene a la cabeza es un simple : "¿de verdad nos vais a dejar así?". 

Pero, por lo visto, sí... Lo van a hacer.

Y no sé si lo podré aguantar. 


Si lo habéis leído... sabéis de lo que hablo. En caso contrario... no sé a qué esperáis. 

#PrayForCandela #PrayForMe #EstoNoPuedeSerBueno #AhoraSoloPodemosEsperar