13 de mayo de 2017

[Reseña] La Partitura. Música para Adam. Anna Casanovas.


La partitura. Música para Adam.
Anna Casanovas. 
384 páginas.
Editorial: Titania (Ed. Urano)
Papel: 16.95€  Ebook: 5.69€
Agradecimientos a la editorial por el envío del ejemplar.


En Londres, Adam, un joven compositor, pierde la vista en un accidente y ciego descubre lo vacía que estaba su vida a pesar de contar con el éxito profesional y la que todos consideraban la pareja perfecta. Solo y adaptándose a la ceguera, Adam decide buscar lo mejor de sí mismo, de sus amigos y vivir plenamente. Lo único que teme es componer, hasta que un día el director de la ópera de la ciudad acude a pedirle un favor y semanas más tarde escucha a una chica tocar el piano. Y entonces aprende a ver con el corazón.
En Nashville, Charlotte, una pianista de música country, hace una promesa y lo deja todo para terminar la carrera de música en Inglaterra aunque allí se niega a establecer lazos con nadie pues su paso será solo temporal. Charlotte no quiere sonreírle a sus vecinas, no quiere entablar amistad con sus compañeros de clase ni tocar con ellos en una tintorería abandonada y no quiere que su corazón despierte y descubra el amor de verdad. Y por encima de todo no quiere volver a componer ni a tocar el piano jamás. 
En París, en 1830, un joven granjero huye del campo hacia la ciudad para convertirse en músico, pero allí estalla la revolución y él encuentra el amor en el lugar y el momento más inesperados. 
En Mallorca, dentro de una caja abandonada en un ático aparecen un manojo de cartas entre Chopin y la que fue su amante George Sand y entre esas cartas hay la que podría ser la última partitura inacabada del compositor. 
La iglesia de Saint Martin en Trafalgar Square anuncia el concierto del año, el pianista que va a tocar, las personas que lo acompañan, llevan meses captando el interés de la prensa. La historia que rodea la partitura es aún más fascinante pues está envuelta de secretos, misterio, pasión y un gran amor. 



Si algo he descubierto durante estos últimos años es que hay autores cuyas obras merecen siempre toda tu atención, otros con los que sabes que pasarás un buen rato y otros, cuyas obras sabes que te arañarán por dentro, arrasarán y luego, te ayudarán a recomponerte pedazo a pedazo, hasta dejar una huella en tu interior que a veces, te gustará volver a acariciar. Anna Casanovas es de estas últimas y a pesar de que todavía no he leído todas sus novelas, ya se ha convertido en una autora de referencia para mí. Su pluma es mágica, ejemplar, delicada, pulcra y ágil, capaz de absorberte de principio a fin con una facilidad apabullante.


Poco más hay que añadir respecto a la sinopsis, que para mí ya es más que suficiente como preludio de lo que podemos encontrar entre sus páginas. 

Adam, pianista de reconocido prestigio, está perdido en un mundo en el que las notas han dejado de sonar para él. Ya no reconoce las melodías que hasta ahora componían su vida y siente tal desolación que se niega a continuar componiendo, dejando a su vez pendiente uno de los proyectos más importantes y ambiciosos de su carrera: una partitura aparecida en un desván cuya autoría se atribuye nada menos que a Chopin.

Charlotte llega a Londres en unas circunstancias especiales y se inscribe en una prestigiosa escuela para terminar la carrera de música. tal y como un día prometió hacer. No tiene intenciones de intimar con nadie y todo parece oprimirla hasta tal punto que su debilidad te traspasa y sientes parte de su dolor. Sin embargo, cuando menos se lo espera, unas notas llegan a sus oídos y despiertan todo aquello que parecía confinado en algún rincón de su interior. Las desconoce, no las ha oído antes y sin embargo, sabe cuántas cosas se esconden tras ellas. Una partitura que desde ese momento, pondrá en jaque toda su vida y le concederá una nueva oportunidad. 

Sin duda, no puedo obviar mencionar la que para mí es la tercera protagonista indiscutible de esta novela: la partitura. La forma en la que su propia historia cobra relevancia y dimensión en la de Adam y Charlotte creo que es un recurso fantástico utilizado por la autora y que dota todavía de más magia a esta novela. Además, la documentación que se esconde tras ella es palpable en cada frase, desde lo que narran los acontecimientos como la forma en que lo hacen, sencillamente, maravillosa. 

En La Partitura nos encontraremos también con unas historias que, a pesar de que no me atrevería a afirmar que son secundarias, consiguen dotar de realismo y credibilidad a los protagonistas. Su dureza, su cercanía y su forma de arrollarlos para luego permitirles ser rescatados de nuevo, creo que es imprescindible para el desarrollo de la trama y que gracias a ello, consigue que todavía te lleguen más. 

Como veis, La partitura es una novela que sigue, a mí parecer, una estructura muy parecida a Herbarium, su anterior publicación, y que, a pesar de no ser igual, consigue transportarte de un modo sencillo y agradable a un rinconcito de Londres, donde la música y cada una de las notas que componen la vida de sus protagonistas, llega a tus oídos  para instalarse después en tu corazón. 



*Imágenes extraídas de Pinterest.




No hay comentarios: